Pequeños Consejos para montar canciones de manera grupal…

Muchas veces me consultan sobre cómo encarar los ensayos de cara a los grupos nobeles he aquí una pequeña guía:

– Escuchar la canción en “bruto”, guitarra y voz. Luego en debate abierto, darle un concepto, un entorno. Que sugiere la canción? que dice la letra? que “sensaciones” provoca? es rítmica? energética? melódica?. Entonces, a dónde la queremos llevar? Que queremos provocar?. Perfecto, manos a la obra coger los instrumentos y a tocar, buscando conseguir los resultados “conceptualizados”.

– Grabarlo todo. La “escucha fría y reflexiva” suele ser buena consejera…

– Lo habitual es primero montar la base, bajo-batería-guitarra rítmica. Por sí sola, ésta debería ser suficiente para “soportar” a la canción.

– Luego, se buscan arreglos “específicos” para las partes no cantadas por la voz principal. Pueden ser cambios de ritmo, una frase de guitarra, un solo, un coro, un cambio dinámico brusco… etc.

– Dinámica: establecer “puntos dinámicos”, es decir, cómo y en que sitios pueden haber cambios de intensidad, ya sea hacia arriba o hacia abajo. También es una elección estética que determinada canción no tenga cambios dinámicos.

– Evitar las “piscinas” musicales. Cada parte del tema tiene que tener un motivo, y en general, una “voz cantante”, ya sea tocada por la guitarra, una frase de bajo, coros, o incluso la batería en un arreglo más protagónico. Las partes musicales “sin más”, tienden a provocar “distracción” en el oyente…

– En cuanto a las partes instrumentales, si a lo largo del tema se van repitiendo, buscar pequeñas variaciones, pueden ser tanto a nivel “voz cantante”, o como cambio dinámico.

– Lo mismo con la voz solista, si hay varias estrofas. Buscarle matices. Le darán más vida a la composición.

– Trabajar con la mente abierta y probarlo todo, sin miedos ni complejos.

– Evitar utilizar términos como “bueno o malo”, si no más bien como “si funciona” o no, determinado arreglo, base etc…

– Otra posibilidad creativa interesante, también, es hacer todo lo contrario… Escuchar el tema en bruto una vez, aprenderse los acordes y dejar fluir en plan jam, pueden haber agradables sorpresas. Y si no funciona, siempre se puede hacer de la manera “formal”…

– Estar “felices” con las partes a tocar, y del modo a tocar. Si nos gusta lo que tocamos y lo que escuchamos de los demás, lo haremos mejor, con más onda.

– Darlo todo y probar las ideas de todos, si el arreglo es grupal. Muchas partes son adecuadas o inadecuadas simplemente por la forma de ejecución. Es fácil boicotear un arreglo si se quiere, basta con tocarlo sin ganas y ya… Por lo tanto, el compromiso hacia la canción debe ser honesto.

– A veces, menos es más..
Anuncios

About this entry