TERMINOLOGÍA DE LA EQ.

TERMINOLOGÍA DE LA EQ.

Un ecualizador es un procesador en principio “correctivo” capaz de funcionar como un filtro, aumentando o disminuyendo la ganancia de cada frecuencia disponible. Con la EQ podemos dar más carácter a un instrumento o restarle protagonismo sin necesidad de recurrir al volumen, también podremos mejorar el sonido dándole más brillo y restándole en frecuencias para asentar el instrumento en la mezcla. En general, el proceso debe aplicarse de un modo discreto. Salvo que uses la EQ de un modo creativo, debes ecualizar de forma que “no se note que lo has hecho”.

Si no estás seguro del rango de frecuencias en el que se mueve un instrumento en particular; sube todas las ganancias de una en una hasta la mitad y barre todo el espectro de frecuencias. El instrumento sonará más fuerte cuando pases justo por la zona de frecuencias en la que se mueve.

Tipos de Ecualizadores

PARAMETRICO: Un EQ con controles de frecuencia, ganancia y Q para todas las bandas.

PARAGRAFICO: Es un EQ paramétrico en el que puedes dibujar la curva de respuesta sobre una gráfica de la respuesta en frecuencia. GRAFICO: Típico EQ de sistema de audio doméstico o de PA. Pose una cantidad de bandas fija con un Q pre establecido por el fabricante. A más cantidad de bandas más presición tendrá el EQ.

Terminología:

ROLL-OFF. Se refiere al método por el que se eliminan todas las frecuencias que hay por debajo o por encima de cierto punto, e implica de forma habitual la utilización de filtros paso-bajo o paso-alto.

SHELF. Se presenta en dos formas: “HIGH-SHELF” y “LOW-SHELF”, y simplemente extiende la atenuación de la frecuencia seleccionada a la frecuencia más alta o más baja que hay disponible en el rango del audio.

HI-PASS. Filtro paso-alto. Pasan todas las frecuencias desde un punto marcado hacia la derecha. Básicamente, suelen pasar las frecuencias más agudas.

LO-PASS. Filtro paso-bajo. Pasan todas las frecuencias desde un punto marcado hacia la izquierda. Sirve para cortar las frecuencias agudas.

BAND-PASS. Filtro paso banda. Sólo permanece la frecuencia seleccionada. El resto se eliminan.

BANDA ELIMINADA. En este caso se corta la frecuencia seleccionada.

BANDA. Se refiere al número de áreas o gamas en que está dividido un ecualizador.

RANGOS DE FRECUENCIAS DE LOS INSTRUMENTOS

Bombo

Si existe algo de confusión con algunas frecuencias, haz un roll-off alrededor de los 300Hz. Para añadir algunos agudos, prueba un ligero refuerzo alrededor de los 5-7KHz.

50-100 Hz.

Añade graves

100-250Hz.

Redondea el sonido

250-800Hz.

Zona “confusa”

5-8KHz.

Añade agudos

8-12KHz.

Añade “hiss”

Caja

Realza alrededor de los 60-120Hz si el sonido es un poco “blando”. Prueba a reforzar cerca de 6KHz para conseguir un sonido “snappy”.

100-250Hz.

Sonido más lleno.

6-8KHz.

Añade presencia.

HI hat y platos

Haz un roll-off alrededor de los 300Hz si se confunden algunas frecuencias. Para añadir un poco de brillo prueba a reforzar la zona de los 3KHz.

250-800Hz.

Zona “confusa”.

1-6KHz

Añade presencia.

5-8KHz.

Añade claridad.

8-12KHz.

Añade brillo.

Bajo

Prueba a reforzar alrededor de los 60Hz para añadir más cuerpo. Haz un roll-off alrededor de los 300Hz si hay confusión. Si necesitas más presencia, refuerza en torno a 6KHz.

50-100 Hz.

Añade graves.

100-250Hz.

Redondea el sonido.

250-800Hz.

Zona “confusa”.

800Hz-1KHz

Más fuerza.

1-6KHz

Añade presencia.

6-8KHz.

Presencia en agudos.

8-12KHz.

Añade “hiss”.

Voces

Realza o atenúa la zona de los 300Hz, dependiendo del micrófono y el estilo. Aplica un ligero refuerzo alrededor de los 6KHz para que el sonido sea más claro.

100-250Hz.

Añade graves.

250-800Hz.

Zona “confusa”.

1-6KHz

Añade presencia.

6-8KHz.

Añade sibilancia y claridad.

8-12KHz.

Añade brillo.

Piano

Haz un roll-off alrededor de los 300Hz para acabar con la confusión. Aplica un ligero refuerzo en 6KHz para añadirle claridad al sonido.

50-100 Hz.

Añade graves.

100-250Hz.

Redondea el sonido.

250Hz-1KHz

Zona “confusa”.

1-6KHz

Añade presencia.

6-8KHz.

Añade claridad.

8-12KHz.

Añade “hiss”.

Guitarra eléctrica

Refuerza o atenúa en la zona de los 300Hz dependiendo del sonido y del estilo. Intenta potenciar la zona de los 3KHz para conseguir un sonido más afilado, o recortar para añadir un poco de transparencia. Refuerza la zona de los 6KHz para añadir presencia. Refuerza en torno a 10KHz para añadir un poco de brillo.

100-250Hz.

Añade cuerpo.

250-800Hz.

Zona “confusa”. Redondea el sonido.

1-6KHz

Destaca en la mezcla.

6-8KHz.

Añade claridad.

8-12KHz.

Añade “hiss”.

Guitarra acústica

Haz un roll-off alrededor de los 100-300Hz si hay confusión. Recorta un poco alrededor de 1-3KHz para elevar la imagen. Potencia alrededor de 5KHz para añadir presencia.

100-250Hz.

Añade cuerpo.

6-8KHz.

Añade claridad.

8-12KHz.

Añade brillo.

Cuerdas

En el caso de las cuerdas, los ajustes dependen completamente de la mezcla y del sonido utilizado, pero como punto de partida te pueden servir estos ajustes:

50-100 Hz.

Añade graves.

100-250Hz.

Añade cuerpo.

250-800Hz.

Zona “confusa”.

1-6KHz.

“Digital”//”Crunch”

6-8KHz.

Añade claridad.

8-12KHz.

Añade brillo.

Metales

En el caso de trompetas, trombones, saxos y demás instrumentos de viento, podremos empezar retocando estas frecuencias:

100-250Hz.

Añade cuerpo.

250-800Hz.

Zona “confusa”.

800Hz-1KHz.

Redondea el sonido.

6-8KHz.

Añade claridad.

8-12KHz.

Añade brillo.

20Hz-80Hz.

Estas son las subfrecuencias que hacen que tiemble el suelo. Dan verdadera potencia a las grabaciones, pero también pueden emborronar la mezcla si no se tiene cuidado con ellas.

80Hz-125Hz

Esta es el área del bombo. Si enfatizas un poco aquí, el sonido será explosivo. Consigue los ajustes adecuados y tus bombos sonarán de maravilla.

125Hz-250Hz

El bajo se suele asentar en este intervalo, y puede ser bastante problemático. Si lo cortas demasiado, la mezcla puede quedar pobre, pero demasiado realce hará que suene mucho a “caja”.

250Hz-500Hz

Este es el rango correspondiente a las cuerdas y determinadas percusiones. La zona “peligrosa” ( es decir, la que puede estropear la mezcla ) para las cuerdas va de 250 a 800Hz.

400Hz-1KHz

Aquí es donde encontrarás la mayoría de los elementos en la música occidental: voces, guitarras, teclados y otros sonidos. En este intervalo de frecuencias se pueden librar encarnizadas luchas para conseguir un espacio en la mezcla.

800Hz-4KHz

Las cosas pueden sonar muy nasales si realzas en exceso en esta zona. Aquí se liman la mayor parte de los detalles, así que es un área difícil de controlar. Demasiado énfasis en esta zona puede ser molesto para los oídos.

4KHz-10KHz

Los charles, la parte más aguda de los colchones y la claridad de las voces se encuentran aquí.

8KHz-20KHz

Responsable del brillo de la mezcla. Realza en esta zona para añadir “un poco de aire”, pero ten cuidado con el “hiss”

Anuncios

About this entry