Un disco de NIN con licencia Creative Commons fue el más vendido de 2008

Principios de 2008, en medio de la tormentosa guerra declarada por las discográficas, distribuidores, algunos autores y las sociedades de gestión contra la Sociedad de la Información y los ciudadanos de a pié, un brillante creador y productor norteamericano de nombre Trent Reznor, líder de los Nine Inch Nails, tomaba una desición arriesgada: distribuir de manera libre y gratuita su último álbum “Ghosts I-IV”, una colección de 36 canciones publicadas con licencia Creative Commons. La “edición libre” vino acompañada de una comercial en la que los seguidores pueden complementar el disco con material adicional y empaques de superlujo.  Era una jugada peligrosa, parte de la industria miraba con asombro cómo un grupo “clase mundial” ponía a disposición pública su obra y a su vez vendía el “formato físico”. Naturalmente la versión catastrofista y anticuada de la industria le auguraba un futuro negro. Hay que admitir que Trent Reznor es un tipo inteligente y que sabe dónde está parado, incluso pareciera que va un paso adelante de resto, el sabe que la venta de un disco no tiene que ver con la libre información y disponibilidad de datos digitales, si no por la “fidelización del oyente”. Lo genial es que tira por la borda a todo el argumento presentado en forma demagógica por las SGAE´s del mundo.  El disco fue Ghosts I-IV de Nine Inch Nails, pese a que cualquiera podría haberlo obtenido gratuitamente fue el más vendido del 2008. El disco generó US$1.6 millones en ingresos la primer semana, alcanzando el #1 en los charts de Billboard Electronic.  En Last.fm es el 4to disco más escuchando del año con 5,222,525 scrobbles y para rematar fue el disco más vendido de Amazon en el 2008. Para rematar NIN suelen poner a disposición de sus fans cientos de gigas, vía Bittorrent, de material no editado en forma gratuita. Brillante.

Anuncios

About this entry